Ideas para una pedagogía basada en proyectos

A veces los riesgos de la especialización son inevitables. Dedicarle mucho tiempo a un mismo tema puede ocasionar que reiteremos y volvamos una y otra vez a lo mismo. Tal vez de diferente manera, pero siempre a lo mismo. Naturalmente, cuando esto ocurre, no caemos en la cuenta hasta determinado momento en que uno mismo lo nota o alguien te lo señala. Ocurrió con este espacio y ahora estoy  evaluando las formas de remediarlo. Uno de los objetivos que ha tenido este blog, y ese fue mi interés en el inicio, ha sido servir como una herramienta que me permita desarrollar mis temas de interés,  aclarando y organizando las ideas (y  los textos) que iban apareciendo en el camino. Ahora que regreso al blog, quiero ser cuidadoso y procurar –en la medida de lo posible- evitar la reiteración, sería interesante –también- usarlo con un mayor número de propósitos. Veamos qué pasa…

En este post quería comentar un capítulo del libro Leer y escribir: el día a día en las aulas de Ana María Kaufman. El capítulo tiene como finalidad compartir la sistematización de proyectos para el desarrollo de la escritura en primaria. Una excelente idea pues en base ellos podemos enriquecer y darle variedad a nuestra práctica. Veamos las propuestas (señalaré las más interesantes).

Proyecto “Colorín colorado, los cuentos han empezado”

El docente propone a sus alumnos de segundo año el desafío de elaborar una antología de cuentos tradicionales que será entregada como regalo a los alumnos del Jardín de infantes en una celebración especial como, por ejemplo, el Día del Niño. En otras ocasiones la antología fue presentada en la Feria del Libro de la escuela. Un ejemplar del libro también quedará en la biblioteca del aula, y otro, en la biblioteca de la escuela.

Una cualidad valiosa de todos los proyectos del capítulo es que parten del supuesto de que la escritura es un proceso y –justo por ese motivo- resulta necesario que los mismos niños atraviesen etapas de planificación, elaboración de los borradores, revisiones y la misma publicación de los textos. (Recordemos a Murray). Además, plantear el reto de escribir para un público eleva –de todas maneras- la motivación y el cuidado que puedan tener para la preparación de los textos.  No obstante, tengo dos reparos. El primero se relaciona al hecho de que los niños no eligen al 100 % el tema que escribirán, ya que la tarea consiste en re-escribir cuentos clásicos. ¿Acaso no tendría mayores beneficios para los niños y su originalidad, si escribieran sus propias ficciones? La segunda observación se relaciona con que se puede prever -me parece probable- que los niños de segundo grado tengan problemas para descentrarse y considerar el punto de vista de los niños de inicial: una dificultad cognitiva propia de edad. Definitivamente el proyecto sería muy estimulante (y retador) en este aspecto, pero yo preferiría plantearle ese reto a los grados superiores de la primaria. Es más, este proyecto me dio la idea de hacer algo similar, pero en sexto grado: los chicos elaborarán sus ficciones pensando en niños de tercero y cuarto de primaria. Les he comentado la idea y andan emocionados…

Proyecto “Enciclopedia de animales”

El texto final de este material consiste en una Enciclopedia de animales, que se donará a la biblioteca de la escuela. El propósito de este material es que los alumnos que investiguen estos temas en años posteriores puedan consultarlo.

Lo interesante de este proyecto es que permite a los niños lidiar con un género de distinto de textos, los informativos. Usualmente en primaria existe la tendencia de enfocarse –a veces demasiado- en narrativa, no tomando en cuenta que existen otras demandas curriculares. Además me parece una excelente idea que el producto sea donado a la biblioteca de la escuela: ese gesto simbólico le otorga sentido a todo el proceso y ayuda a reforzar el mensaje de que la escritura tiene una función social muy importante. Este proyecto me dio la idea para proponer algo similar este año (y que ahora estamos desarrollando). Seleccioné un promedio de 40 textos informativos de la biblioteca y le planteé a los chicos de sexto grado el objetivo de elaborar reseñas de cada uno de los libros, el que ellos escojan, y luego juntaríamos las reseñas en un libro que sería una herramienta para futuras consultas en la biblioteca. Los avances son prometedores y, otra vez, el reto de escribir para un público es estimulante.

Proyecto “Abrimos el telón”

Después de la lectura de varios cuentos, se selecciona uno para producir una obra teatral. Para esta etapa, debe considerarse la preferencia de los alumnos pero, a su vez, conviene analizar con ellos qué características debe reunir el cuento para que su transformación en una obra teatral resulte más rica, interesante y divertida; entre esas particularidades, pueden destacarse: la cantidad de personajes, el tipo de conflicto, los lugares en que transcurre o los posibles escenarios, etcétera. De todos modos, la transformación implica la posibilidad de incluir más personajes y la necesidad de abundar en diálogos o en los parlamentos de aquellos.

Cuando se trabaja un género distinto con el que los niños no están familiarizados es importante realizar el estudio de género correspondiente. Ese detalle es uno puntos fuertes de este proyecto. La observación, similar a la anterior, consiste en ¿por qué realizar una adaptación? Por experiencia puedo decir que los niños pueden ser muy creativos y pueden crear situaciones muy divertidas. El año pasado los chicos de sexto grado, en cuatro grupos, elaboraron obras que ellos mismos representaron. Me pregunto por qué motivo es tan frecuente esta observación: ¿acaso existe una desconfianza implícita de que los niños no pueden seleccionar y organizar sus ideas para escribir?

A modo de conclusión

En este capítulo se presentan cinco proyectos fundamentados con mucha solidez teórica y, además,  explícitos en cuanto a cada una de las acciones que se realizarían. Son –a mi juicio- proyectos interesantes porque integran objetivos relacionados a lectura, escritura e inclusive oralidad (como en el último proyecto). Cuando esto ocurre, me darán la razón los educadores, los beneficios son significativos tantos para los maestros como para los estudiantes.  Los invito a revisar el capítulo y, en general, las propuestas de Ana María Kaufman, les aseguro que les ayudaría mucho con ideas para fundamentar una pedagogía basada en proyectos.

PS: Más textos de Ana Marías Kaufman: Escribir en la escuela: qué, cómo y para quién y ¿Por qué cuentos en la escuela? Los recomiendo mucho.

2 comentarios en “Ideas para una pedagogía basada en proyectos

  1. El trabajo con proyectos es uno de mis favoritos. Te permite guiar a tus alumnos en muchos aspectos, con decirte que gracias al proyecto de Áreas reservadas que estamos realizando en quinto grado, he podido asesorar y confirmar los aprendizajes de mis chicos sobre superficies, comprensión lectora, informática, organización de información, entre otros. Eso si, el tema de la organización para realizar la actividad y evaluarla son dos grandes que si no los consideramos podrían opacar el proyecto.

    Buenos aportes Villegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s