El niño reinventa la aritmética

Ahora estoy revisando este libro de Constance Kamii que lleva el mismo nombre que este post, el libro que ella dedica al primer grado de primaria. En él, Kamii comparte su punto de vista sobre el desarrollo del pensamiento infanti con énfasis en la construcción del número. Los niños que no tienen confianza en su propia capacidad para pensar no desarrollarán esta capacidad, nos dice. De ahí que su propuesta pedagógica para este grado y los siguientes se encuentre basada en la confianza de que los niños pueden -y deben- reinventar la arimética. Hace un momento,  leyendo el libro, me topé con un fragmento que -de todas maneras- quiero compartir, página 45.

El clima social y la situación que crea el maestro son cruciales para el desarrollo del conocimiento lógico-matemático. Dado que este es construido por el niño mediante abstracción reflexionante, es importante que el entorno fomente este tipo de abstracción. Piaget sostenía que cualquier niño con inteligencia normal es capaz de aprender aritmética. La aritmética es algo que los niños pueden reinventar y no algo que debe ser transmitido. Si los niños pueden pensar, no pueden dejar de construir el número, la adición y la sustracción. Si las matemáticas son tán difíciles para muchos niños, normalmente es porque se les impone demasiado pronto y sin  una conciencia adecuada de cómo piensan y aprenden.

Por eso la importancia de ambientes estimulantes, ricos en situaciones problemáticas y que toman muy en cuenta la forma cómo los niños piensan y aprenden. Porque  -ojo- ya Kamii nos alerta sobre qué ocurre de lo contrario.

Anuncios

Lectura en voz alta (Argentina)

Actualmente el Ministerio de Educación de Argentina viene impulsando un Plan para el Mejoramiento de la Lectura. Como parte de las acciones de este plan, el Ministerio ha elaborado un cuadernillo que reúne estrategias para la lectura en voz alta destinado a 826 000 docentes de todos los niveles educativos (de escuelas públicas y privadas). El objetivo de esta iniciativa, junto con otras, es conseguir que la lectura en voz alta sea un elemento imprescindible de la jornada escolar. ¡Imagínense! Mayor información se puede encontrar aquí. El año pasado leí la noticia y busqué el cuadernillo. No lo encontré. Por suerte, luego lo conseguí. Pongo a disposición, de los interesados, el cuadernillo Sugerencias para la lectura en voz alta.

¿Alguien sabe si en nuestro país hay -o hubo- una propuesta similar?