Mariposita y el valor de la educación inicial

k

Hace casi un mes, Irene Koremblit de Levinton -a quien conocí por medio del blog– me envió un libro suyo titulado Un jardín de infantes llamado Mariposita. Un libro en el que narra muchísimas experiencias que sucedieron en los diez años que funcionó el nido Mariposita (Argentina). Lo particular de este nido es que pretendió, desde sus inicios, basarse en la psicología piagetana y el currículo de Constance Kamii y Retha De Vries. Meritorio.

Para los interesados, les cuento un poco sobre la estructura del libro. Al inicio, Irene desarrolla algunos conceptos clave de la epistemología genética, señalando sus consecuencias para la pedagogía. Luego, describe el currículo desarrollado por Constance Kamii y Retha De Vries. Y termina relatando –de manera reflexiva- algunos ejemplos de la implementación diaria del programa. No presenta una actividad de manera aislada (a manera de recetario), en todo momento señala su pertinencia con el marco teórico.

 ¿Y qué consecuencia de la teoría de Piaget presenta Irene en su marco teórico? A mi parecer, una de las más importantes: que la creatividad es algo inherente en el crecimiento cognitivo. Pues, es así cómo se construye el conocimiento, cuando el individuo –ya sea niño o adulto- establece nuevas conexiones entre lo que ya sabe y/o lo nuevo que conoce. Es esto lo que tiene en mente Irene Koremblit cuando relata las experiencias del día a día en Mariposita. Muy en la línea de la propuesta de Constance Kamii. Sobre las actividades del día a día no comentaré mucho. Son variadas y van desde las votaciones hasta las actividades culinarias. Entre estas actividades, otro elemento importante en el programa de Constance Kamii y que Irene recoge es el juego colectivo. Leamos la forma cómo describe el juego (fútbol) de niños de 4 o 5 años.

Se constituyen equipos diferenciados. Jugando, todos pueden ser del mismo equipo, El juego no tiene carácter competitivo. Todos tratan de hacer goles, nadie se siente perdedor. Los roles son inestables. No existe limitación temporal. Si surgen problemas, acuden a la docente. Al finalizar, todos declaran haber ganado. Generalmente no cuantifican los resultados; si es mayor de 4 o 5 no lo contabilizan.

¿Y de qué puede servir que los niños jueguen grupalmente en las aulas de inicial? Leamos lo que escribe Irene.

Durante el transcurso del juego se fue desarrollando el aprendizaje de aspectos lógico-matemáticos, espacial y temporal, que se concretaron en nociones numéricas como contar y temporales como antes y después. También desarrollaron relaciones socio-emocionales que permitieron la elaboración de reglas, reflexionaron sobre el comportamiento del juego, etc. y utilizaron recursos simbólicos (verbales y gráficos).

Dos citas para ilustrar que el juego colectivo es muy importante para el desarrollo moral y cognitivo de los niños. Y todo esto por señalar un ejemplo del programa de inicial de Constance Kamii. Se procura que los niños tomen decisiones y sean agentes activos en todo momento.

Quiero terminar este comentario felicitando a Irene Koremblit. Por compartir sus experiencias y reflexiones basadas en una teoría muchas veces incomprendida. Pero que bien entendida puede ser muy beneficiosa para los niños y puede sacar a relucir el valor de la educación inicial.

2 comentarios en “Mariposita y el valor de la educación inicial

  1. Pingback: ¿Cómo se construye en el pensamiento lógico-matemático? « Frank Villegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s