Teoría de la autodeterminación [I]

motivación

La teoría de la autodeterminación (TDA) tiene como principal supuesto –sostenido sobre la base de evidencia empírica- que todos los seres humanos tiene una tendencia natural e innata para desarrollar un sentido más elaborado y unificado del sí mismo, de su propio “yo”  (Ryan & Deci, 2002). Esta tendencia hacia la integración involucra dos aspectos importantes: autonomía (tendencia hacia la auto-regulación) y homonimia (tendencia hacia la integración de uno mismo con otros). Según Ryan y Deci (2002), un adecuado desarrollo involucra un funcionamiento complementario de esos aspectos de tendencia integrativa.

Las interrogantes planteadas por la TAD la convierten en una gran macro-teoría, compuesta –a su vez- por cinco mini-teorías: teoría de las necesidades básicas, teoría de la integración, teoría del contenido de las metas, teoría de la evaluación cognitiva y la teoría de la orientación causal. Cada una de las mini-teorías surgió para responder un fenómeno motivacional específico (Reeve, 2012).  En esta entrada, revisaremos la primera mini-teoría.

La teoría de las necesidades básicas identifica tres necesidades psicológicas básicas: autonomía, competencia y relación. En primer lugar, la autonomía refiere a la necesidad del individuo de sentir que -el mismo- es el origen de su propio comportamiento. Por su parte, la competencia refiere a la necesidad de sentirse efectivo al momento de interactuar con el entorno y experimentar oportunidades para ejercitar y expresar las propias capacidades. Por su parte, la relación refiere a la necesidad de conectarse con otros, de sentirse cuidado y cuidar de otros, de tener un sentido de pertenencia a una comunidad (Ryan & Deci, 2002).

Estas tres necesidades psicológicas básicas permiten explicar por qué las personas se encuentran intrínsecamente motivadas para buscar la novedad y el desafío óptimo, ampliar sus capacidades, explorar y aprender (Reeve, 2012). Asimismo, permiten explicar cómo la satisfacción cada una de estas necesidades contribuye al bienestar subjetivo (Ryan & Deci, 2002).

Referencias

Reeve, J. (2012). A Self-determination Theory: Perspective on Student Engagement. En S. Christenson, Handbook of Research on Student Engagement (págs. 149-172). Springer Science.

Ryan, R., & Deci, E. (2002). Overview of Self-Determination Theory: An Organismic Dialectical Perspective. En E. Deci, & R. Ryan, Handbook of Self-Determination Research (págs. 3-33). Nueva York: The University of Rochester Press.

Anuncios

Nuevo libro sobre evaluación de aula

Hace dos semanas, Pedro Ravela presentó su nuevo libro sobre evaluación de aula en el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) de México. Su presentación pueden encontrarla en el siguiente video.

Ojalá este libro sea presentado pronto en el Perú.

Actualización: El 11 de octubre, el libro fue presentado en Perú. A través de este enlace, podrán acceder a la tranmisión.

¿Qué es la transferencia?

El concepto de “transferencia” es relativamente antiguo en psicología y existe cierto consenso en la literatura sobre su significado. Autores como Perkins señalan que la transferencia implica llevar el aprendizaje de una habilidad o un conocimiento a un nuevo contexto. En Teaching for transfer, Perkins propone como ejemplo el caso de una persona que planea mudarse. En su afán de cuidar su economía, esta persona decide encargarse por sí misma de la mudanza y alquila un pequeño camión, a pesar de que nunca ha manejado un vehículo de tales dimensiones. Al inicio siente inseguridad, pero al mismo tiempo sorpresa de que pueda realizar esta actividad con relativo éxito. El ejemplo propuesto por Perkins es ilustrativo respecto de cómo una habilidad aprendida (manejar un auto) es llevada con éxito a un nuevo contexto (manejar un camión).

La transferencia constituye uno de los grandes propósitos de la escuela: ¿acaso no esperaríamos que los estudiantes transfieran lo que han aprendiendo en la escuela a nuevos contextos de su vida cotidiana? No obstante, diversos estudios muestran que la transferencia no es una regla general para el aprendizaje. Por ejemplo, los jugadores expertos en ajedrez no transfieren su experticia a otros contextos: su posibilidad para resolver problemas sería similar a la de cualquier otra persona (Perkins & Salomon, 1988). En la misma línea, Bransford y sus colaboradores (2000) muestran cómo estudiantes de quinto y sexto grado, quienes aprendieron conceptos matemáticos para resolver complejas situaciones sobre viajes en bote, tienen dificultades para transferir dichos aprendizajes a nuevas situaciones.

Si la transferencia no sucede de manera espontánea, entonces: ¿qué características debería tener la enseñanza para que esta ocurra? En próximos post, trataré sobre este tema.

Referencias

Bransford, J., Brown, A. y Cocking, R. (2000) How People Learn: Brain, Mind, Experience, and School. Washington D.C.: NationalAcademyPress.

Perkins, D.N. y Salomon, G. (1988) Teaching for transfer. Educational Leadership, 46 (1), 22-32.

 

El aprendizaje del educador

Desde que inicié mis estudios de pedagogía, una idea recurrente que escuché durante mi formación es que la tarea de educar no ocurre en un solo sentido, sino que implica aprendizajes tanto para el educador como para el educando. Confieso que al principio esta idea me pareció sumamente difícil de comprender.

Hace una semanas, leía Cartas a quien pretende enseñar de Paulo Freire y esta idea nuevamente apareció. Las siguientes líneas (de la primera carta del libro) me parece que plasman muy bien a qué puede referir.

El aprendizaje del educador al educar se verifica en la medida en que éste, humilde y abierto, se encuentre permanentemente disponible para repensar lo pensado, para revisar sus posiciones; se percibe en cómo busca involucrarse con la curiosidad del alumno y los diferentes caminos y senderos que ésta lo hace recorrer.

La reflexión docente -nos indica Freire- es una tarea indispensable para el educador que le ayuda a acompañar de una mejor manera el pensamiento de sus estudiantes. Sin duda, la reflexión nos lleva a revisar nuestras decisiones, pensar en mejores maneras de enseñar o resolver situaciones inesperadas. Gracias a ella, podemos ser mejores educadores y mejores personas.

Experimentado con ficción

Uno de mis libros favoritos de didáctica de la escritura es Experiment with Fiction de Donald Graves, uno de los pioneros en el desarrollo de los talleres de escritura. La ficción -nos dice Graves- tiene un lugar importante en la vida de los niños y, con ayuda de los maestros, puede convertirse en un efectivo instrumento de expresión.

Hoy quiero compartir con ustedes, queridos lectores, un video en el que podrán apreciar cómo un maestro ayuda a sus estudiantes a experimentar con la ficción. Este video es un recurso producido por el Teachers College Reading and Writing Project.

Sin duda, esta minilección es un excelente ejemplo de cómo enseñar estrategias de escritura. El maestro tiene como propósito que sus estudiantes aprendan cómo generar ideas para producir fantasía. Para ello, les indica lo que deben hacer, les muestra cómo usar la estrategia a través del modelado y promueve, en más de una ocasión, prácticas guiadas en el uso de esta estrategia. De esta manera, los estudiantes tienen la posibilidad de poner en práctica lo que están aprendiendo y de recibir una retroalimentación inmediata.

A diferencia de una clase tradicional, el maestro no les dice a sus estudiantes sobre qué deben escribir. Por el contrario, los motiva a generar y seleccionar una idea propia en un contexto en el que todos (maestro y estudiantes) se sienten en la confianza de compartir sus ideas. ¿Notaron las sonrisas a lo largo de la minilección?

Otro aspecto saltante es que se evidencia una planificación previa muy detallada, la cual sumada al excelente manejo de clase permite que la implementación de la minilección sea muy eficiente. ¿Notaron cuán instaladas estaban las rutinas de trabajo?

Esta sesión muestra cómo hacer visible el pensamiento en las clases de escritura. Espero, en próximas entregas, presentar clases de igual calidad para que juntos sigamos aprendiendo de maestros excelentes.

Sílabo de curso

Después de dos años, regreso a la enseñanza universitaria. Esta vez dictaré dos cursos en la PUCP: Procesos cognitivos en la Facultad de Educación y Psicología y Currículo en la Escuela de Posgrado. Ambos cursos, en distintos niveles, buscan presentar y discutir los aportes de la psicología en la comprensión de los procesos educativos.

En esta oportunidad, quiero compartir con ustedes, queridos lectores, el sílabo que he diseñado para el curso Psicología y Currículo, el cual reúne algunos temas que he tratado en este blog en los últimos años y otros sobre los que escribiré pronto. He disfrutado mucho elaborar este sílabo y espero disfrutar aún más implementarlo.

Si tienen alguna sugerencia o comentario sobre el sílabo, se los agradeceré mucho.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre el pensamiento histórico

Por muchos años la enseñanza de la historia se ha enfocado en el contenido, principalmente en la memorización de hechos e información del pasado. Como reacción a esta manera tradicional de comprender la enseñanza de la historia, han surgido diversas propuestas que apuntan a que los estudiantes (1) desarrollen una comprensión del tiempo histórico y razonen causalmente, y (2) valoren e interpreten críticamente las fuentes de información histórica.

Esta nueva manera de entender la enseñanza de la historia se convierte en una necesidad para la participación en la vida democrática. Pues, en la medida que los estudiantes reflexionen sobre los eventos y procesos históricos del pasado y su influencia en el presente, también podrán reflexionar sobre su futuro y el de su comunidad a partir de su pasado y su presente.

Para profundizar en torno al desarrollo del pensamiento histórico y el rol que cumplen las escuelas, recomiendo mucho el volumen 20 de la revista Cultura y Educación, el cual es dedicado a la enseñanza de la historia. La introducción Enseñanza y aprendizaje de la Historia: aspectos cognitivos y culturales de Mario Carretero y Manuel Montanero brinda un excelente panorama para seguir indagando al respecto.